HABLEMOS DE SAPOS, ESCOBAS, MINIFALDAS Y BURKAS

Las fuentes documentales que nos dan acceso a conocer quiénes fueron las brujas son limitadas, en tanto que históricamente han sido escritas desde los representantes del poder de diversas instituciones políticas y/o religiosas.

Los últimos estudios sobre la brujería occidental, sobre todo aquellos que nacen desde las ciencias sociales o históricas nos sumergen en tratar de descifrar, precisamente, cómo “la bruja” fue una construcción representativa de control y poder social que se centraba en desvirtuar principalmente a la mujer desde sus aspectos más vinculativos a la naturaleza. En este sentido, la mujer rural tenía el estatus, además de la capacidad de crear vida en sus propios cuerpos, retar a la muerte a través de la sanación con la magia y plantas.

Desde Arakadia nuestro propósito es retar precisamente, a aquellxs participantes de nuestro próximo café tertulia. Nos proponemos abordar desde lo simbólico, qué elementos rodearon a la bruja para concebirla como enemigo público número 1 del control social que ejercía la Iglesia en la época medieval. Esta reflexión nos acercará a visibilizar cómo la proyección simbólica sobre la bruja no es tan diferente de la articulación simbólica que aplasta a la mujer desde una pretensión de “control social”.

Nos centraremos principalmente en dar unas pinceladas introductorias respecto a los significados que se dieron en torno a objetos que conferían identidad a la propia bruja durante la Edad Media, y los objetos actuales que referencian, de la misma forma que esos objetos en la Edad media, las relaciones de poder que tratan de constreñir  socioculturalmente a la mujer en ciertos campos de las sociedades actuales.

Nombraremos, como no a la principal delatora de esta relación entre símbolo y relaciones de poder, desde la erudita Silvia Federici.

Os proponemos leer esta entrevista a Federici para entrar en materia y participar en la tertulia: «La persecución de las brujas permitió el capitalismo» entrevista a Silvia Federici | Traficantes de Sueños

Halloween / Gau Beltza. Y nosotrxs, ¿qué celebramos?

El periodo desde el final de octubre hasta los primeros días de noviembre guarda más de un misterio e invita a diferentes abordajes desde la antropología. Sin perder su contexto,
donde la muerte y el recuerdo a las personas fallecidas cobra especial importancia en gran
parte del mundo, en la actualidad la noche que une ambos meses desprende tal atractivo
que la ha convertido en un territorio donde conviven diferentes propuestas.

Por ejemplo, en nuestro entorno ya no hablamos tanto de una Noche de Todos los Santos
asociada al recogimiento, sino sobre todo de dos tipos de celebración festiva y callejera.
Hablamos, por un lado, de Halloween: una fiesta cada vez más presente en toda Europa. Por otra parte, asistimos en los últimos años al desarrollo de una iniciativa de carácter local que se conoce, entre otros nombres, como Gau Beltza o Noche Negra y en el que en principio parecen coexistir la tradición popular y una reacción frente a Halloween.

En esta ocasión invitamos a conversar a partir de una pregunta: nosotrxs, ¿qué celebramos?

Café-tertulia participativo en torno a los sanfermines

El café-tertulia del pasado 16 de junio sirvió para hablar sobre la manera que nos gustaría que fuesen las fiestas de San Fermín, su posible transformación y la aportación de la Antropología a este proceso.

En los 2 grupos creados, quienes participamos hablamos del enfrentamiento simbólico entre el proceso festivo y la estructura de la fiesta. Desde la perspectiva estructuralista se produce una ruptura entre las relaciones de poder institucionales y el propio hacer festivo del pueblo. Se desplaza la función simbólica como representación del cambio que pretende el poder institucional. En el proceso existe un programa sanferminero, pero las personas con su creatividad y espontaneidad formulan nuevas transformaciones que fundamentan la fiesta según espacio-temporal, circunstancias e interacciones.

Se habló sobre cómo la fiesta se canaliza en base al consumo en actividades, eventos, barracas, puestos y otras formas capitalistas transversales de la misma.

También de cómo la fiesta se entiende como una liberación de las normas cotidianas, una forma de desprenderse de aquello que constriñe el propio hacer de lo cotidiano que se graba y se sube a las redes sociales dejando en evidencia o cuestionando ética-moralmente acciones individuales que se dan en la misma. Se plantea dónde está el límite de la liberación de la norma.

La pretensión de búsqueda de un imaginario que vertebra estructuralmente la fiesta a lo largo de toda la historia de su propia existencia no es constructiva para que siga manteniendo su propia esencia. La esencia y el sentido se lo dan las acciones de los colectivos humanos que las generan, colectivos que proponen nuevos cambios de cara a asegurar la esencia de la propia fiesta. En estos tres últimos años se están consolidando posturas de carácter positivo a través de la reflexión, como los cuestionamientos sobre el bienestar animal o la violencia física y simbólica contra las mujeres.

Se plantean alternativas a las corridas de toros. Surgen ideas (meriendas en diferentes espacios con música, ir mezclando espectáculos diferentes en las tardes de la plaza…). También se valora de forma diferente las corridas de toros a la existencia del encierro, como una seña de identidad sanferminera.

Hay personas que reivindican la recuperación de unos sanfermines más locales, como san Fermín Txikito, apartando el mercantilismo actual. Los visitantes, si hay buen ambiente, continuarán viniendo.

Hay un sentimiento que durante los últimos años las personas hemos perdido el control de las calles y estamos más desmovilizados. Cuando hay conflictos con el Ayuntamiento, como actualmente con la salida de “Herri Sanferminak” y el colectivo de migrantes del centro de la fiesta, es cuando surgen nuevas y mejores ideas que crean nuevas tradiciones sanfermineras.

Los conflictos con las autoridades (todas) son permanentes y necesarios en este combate simbólico.

Para generar nuevos cambios que partan del pueblo es muy importante la labor realizada en Iruña, pero, también en los barrios y pueblos de Navarra, donde se produce una mayor participación ciudadana.

Los sanfermines son integradores de las diferentes personas que acuden y también de las ideas de una colectividad más importante en el espacio. Las peñas siguen siendo imprescindibles. Las queremos vitales y necesarias para impulsar los cambios necesarios para que la Fiesta se enriquezca y no se fosilice. Se plantea crear un espacio en Plazara, con reuniones periódicas y abierto a toda la ciudadanía, en el que se planteen ideas para la transformación de unos sanfermines en los que podamos disfrutar todas las personas, seamos más felices, más igualitarios y tengamos más respeto a los animales. Las peñas se comprometen a colaborar y a difundir sus resultados.

San Fermines

LOS MIRAMOS O LOS HACEMOS

El próximo jueves 16 de junio a las 19h, en el espacio comunitario Plazara, Piazza San Marco, volvemos con un nuevo café-tertulia. Esta vez con un tema cercano y festivo, pero que también provoca controversias como son los sanfermines.

Con una mirada antropológica queremos que se reflexione sobre una Fiesta que provoca una transformación en las personas de nuestra Pamplona-Iruña durante unos cuantos días. Para cada persona los sanfermines tienen un significado diferente.

En esta jornada queremos que las personas hablemos y escuchemos en un ambiente relajado de los sanfermines, de nuestro modelo de fiestas y del grado de participación popular y espontaneidad característico a los sanfermines. 

GUERRA Y RACISMO

Jugoso café-tertulia sobre guerras y racismo

El café-tertulia celebrado en Plazara el pasado 5 de mayo resultó de gran interés y contó con la participación de un público que expresó su preocupación por las guerras y las personas desplazadas en busca de refugio y acogida.

Se expuso desde una mirada antropológica cómo se construían las ideologías racistas y cómo operaban estratégicamente, además de la funcionalidad que adquieren según su intencionalidad. Además se expuso la labor de la antropóloga Verena Stolcke y su aportación a la comprensión del fundamentalismo cultural.

Se debatió sobre el diferente tratamiento que se da a estas personas dependiendo de su lugar de procedencia, así como el racismo que se manifiesta en determinados sectores de la sociedad.

La tertulia se desarrolló en dos grupos que debatieron sobre dicha problemática, para compartir finalmente con el resto de participantes.

A modo conclusión, los grupos establecieron lo siguiente:

-Los racismos no se dan en lugares remotos, podemos visibilizarlos en nuestra cotidianeidad. Las formas de exclusión se dan también intragrupalmente.

-Los racismos tienen una motivación inicial de carácter psicológico: se percibe al otro como una amenaza.

-Las formas de exclusión como estrategia de construcción del discurso racista, no son únicamente en base a diferencias de rasgos físicos y/o supuestamente hereditarios y determinantes de la referenciación de una etnia. También se da desde un fundamentalismo cultural, donde las formas de exclusión se fundamentan en marcadores como la clase, estatus, rol, sexo, etc.

-Los racismos son estrategias ideológicas, en tanto que tratan de justificar una intención que lleva a una acción sobre los otros; son una forma de legitimar la dominación sobre otros.

-Se requiere de la autocrítica para visibilizar que el racismo está incrustado en todas nosotras.

-Es más fácil discriminar cuando se da hegemonía categórica entre los convivientes. Cuando se convive en la pluralidad, no se opera en base a la construcción de prejuicios y estereotipos categóricos de exclusión.

-Los racismos establecen una jerarquía entre grupos humanos. Siendo que aquellos que tienen similitudes a lo que nosotros creemos ser obtienen más solidaridad y apoyo que los que consideramos como más diferentes. Existen extranjeros e inmigrantes de primera y segunda categoría.

-La guerra de Ucrania/Rusia la percibimos como cercana en tanto que los ucranianos son europeos, como nosotros, y se promueve la imagen de la amenaza posible de una tercera Guerra Mundial, la cual nos afectaría a todas.

-La construcción ideológica de los racismos no se libra de los intereses institucionalizados: económicos, políticos, dirigen las representaciones del discurso cara a favorecer o dificultar el acceso a los inmigrantes a los estados-nación europeos y norteamericanos.

-La difusión de conocimiento crítico al respecto es indispensable cara a combatir los prejuicios y estereotipos que sustentan los racismos. La empatía hacia la alteridad es indispensable.

-Integración, aculturación, asimilación. ¿Es necesario imponer la cultura de unos sobre otros para convivir en un espacio común?

-Guerras y racismos: El etnocidio, el genocidio son consecuencias de articular unas ideologías extremas referentes a categorizar y resaltar diferencias entre los grupos humanos que comparten un interés común que ambos desean (económico, recursos naturales, geoestratégicos).  Los racismos son formas de justificar la acción extrema de la violencia, que son las declaraciones de guerra.

«Guerras y racismo» nuevo café-tertulia en Plazara

El próximo jueves 5 de mayo a las 19h, también en el espacio comunitario Plazara, sala Piazza San Marco, volveremos con un nuevo café-tertulia. Esta vez trataremos otra temática de la actualidad como las consecuencias que provoca la guerra con la llegada de refugiados y la acogida que se les puede ofrecer. Como en la anterior tertulia, tomaremos un café a la vez que compartiremos las situaciones que se generan con una mirada antropológica, abriendo un espacio de discusión en un ambiente relajado.

Buena acogida del primer café-tertulia

El pasado jueves 31 de marzo iniciamos el ciclo de café-tertulias organizado por Arakadia. Lo hicimos pensando que podría tener una buena acogida y no nos decepcionó. Acudieron dieciocho personas de variada procedencia, de profesiones diferentes y con ideas propias muy variadas. La charla fue fluida y con una participación dinámica, donde quienes asistieron contaron sus experiencias, sus opiniones o sus deseos en un ambiente cordial y relajado. En resumen podemos decir, sin ninguna duda, que la experiencia fue totalmente satisfactoria.

El tema a tratar: el desarrollo, sus relaciones con los gobiernos y con el poder dominante, así como el punto de vista de las ONG al respecto, dieron como fruto un variado repertorio de cuestiones muy interesantes, pero por encima de todas, la fuerza que, en nuestras mal llamadas sociedades “desarrolladas” y  “subdesarrolladas”, tiene el pensamiento totalmente etnocentrista de occidente. La necesidad de cambiar las categorizaciones con las que dividimos nuestro mundo, el de todas las personas que lo habitan. La importancia de transformar un  lenguaje meramente comercial, basado en costes/beneficios, por otro en el que la cultura las tradiciones y el saber de los pueblos receptores de ayuda sea tenido en cuenta. Lo indispensable que es crear proyectos atendiendo, no solo a lo que creemos que necesitan, sino  a lo que de verdad los pueblos demandan. Ayudar sí, pero que sea una ayuda real, pensada desde dentro y respetando el saber de todo el mundo. Esto es la antropología y esto es lo que a través de estas tertulias queremos transmitir; todos somos seres humanos iguales en la diferencia y, esa diversidad, es nuestra riqueza.

Esperamos seguir compartiendo experiencias, saberes y palabras a lo largo de este ciclo de café-tertulias.

Muchas gracias a todas y todos  por vuestro interés.

Primer cafe tertulia en Plazara

El próximo día 31 de marzo tendrá lugar el primero de los cafés-tertulia organizado por Arakadia.

El principal objetivo de estas tertulias es acercar la antropología, de una forma sencilla, coloquial y clara, a todas las personas que estén interesadas. Para conseguirlo hemos elegido temas que nos parecen interesantes y que pueden ser observados desde un punto de vista que no es el habitual, el de la antropología.

La sesión inaugural tratará sobre las ayudas para el desarrollo, aciertos y errores, así como la importancia de un análisis de la situación desde la perspectiva antropológica

Os invitamos a que conozcáis este nuevo proyecto. Habrá café (por supuesto), buena compañía, ganas de diálogo, y… por qué no, de debate.

Quedó sorprendido cuando las aldeanas,
lejos de agradecerle las nuevas
instalaciones, se quejaron: “Ay
ingeniero, ¿por qué nos castiga?”